Mantenimiento preventivo

Mantenimiento preventivo: ¿Qué es y cuándo hacerlo?

Si bien algunas de las reparaciones de vehículos son inevitables, el mantenimiento preventivo te ayudará a evitar la mayoría de ellas en el futuro. Todos los autos tienen una vida útil diferente. Por eso, cuentan con momentos específicos en los que es necesario reemplazar algunas piezas o programar un mantenimiento. 

Generalmente, esta información está disponible en el manual de usuario de tu auto. Sin embargo, la frecuencia del mantenimiento también depende del tipo de conductor que seas y de las condiciones que presenten las vías de tu ciudad.

Lo más sorprendente es que muchos conductores parecen no estar conscientes del peligro que representa la falta de mantenimiento en su vehículo. Schmall (2018) revela que la mitad de los conductores no están seguros sobre el tiempo en que se debe cambiar el aceite.

La buena noticia es que hemos preparado esta guía donde te explicaremos cuál es el momento indicado para hacer el mantenimiento preventivo a tu auto y cómo se diferencia de otros mantenimientos.

 Mantenimiento preventivo
El mantenimiento preventivo te ayudará a evitar problemas mayores más adelante

¿Qué es el mantenimiento preventivo?

El mantenimiento preventivo es el proceso de revisar o sustituir los fluidos o algunas partes del auto. De esta manera, se tiene en cuenta el periodo o kilometraje recomendado por el fabricante. Las tareas de mantenimiento se realizan para asegurar el óptimo funcionamiento del auto, al tiempo que disminuye el riesgo de accidentes de tránsito o de averías mayores.

Dicho de otro modo, el mantenimiento preventivo es para tu carro, lo que los chequeos médicos regulares son para tu cuerpo.

Otros tipos de mantenimiento y su diferencia con el mantenimiento preventivo

Además del mantenimiento preventivo, existen otros dos tipos de mantenimientos para tu auto. Veamos cuáles son:

Mantenimiento predictivo

Granell (2018) dice que el mantenimiento predictivo permite al propietario reconocer por sus propios medios y sentidos si es necesario realizar alguna reparación, antes de que la pieza llegue a fallar. 

Por ejemplo, siempre que cuente con las herramientas para hacerlo, el propietario del auto puede verificar la presión de los neumáticos. Asimismo, puede validar el funcionamiento de las luces, de los limpiaparabrisas o el nivel correcto del líquido de frenos. 

Si detectas alguno de estos problemas y no cuentas con los conocimientos para repararlo, lo ideal es que lo lleves a un taller de reparación.

Mantenimiento correctivo

El mantenimiento correctivo involucra la intervención de un profesional en mecánica automotriz. Este tipo de mantenimiento se refiere a la reparación o sustitución de componentes del vehículo que han dejado de funcionar o, al menos, ya no lo hacen adecuadamente.

Diferencia entre el mantenimiento preventivo y los demás tipos de mantenimiento

Como lo indica su nombre, el mantenimiento preventivo busca “prevenir” problemas mayores en el funcionamiento del vehículo. De igual manera, saber qué se puede hacer para evitarlo. Por su parte, a través del mantenimiento correctivo se repara o reemplaza las partes que ya están averiadas.

Con relación a la periodicidad, para el mantenimiento predictivo no existe un tiempo establecido. Sin embargo, las piezas y fluidos que se deben revisar con el mantenimiento preventivo tienen una periodicidad diferente entre sí. El correctivo, por su naturaleza, debe hacerse desde que la pieza falle.

 Mantenimiento preventivo
No esperes a que algo salga mal para darle mantenimiento a tu auto. Ahorrarás mucho dinero con el mantenimiento preventivo

¿Cuándo es el momento indicado para hacer el mantenimiento preventivo?

UpKeep (s.f.) reseña que reparar un equipo cuando falla es 10 veces más costoso que un programa de mantenimiento regular. En vista de que todos los vehículos son diferentes en cuanto a su mantenimiento, ¿cómo saber cuándo debes dar mantenimiento a tu auto? La forma más precisa de saberlo es consultando el manual de usuario. Al consultarlo podrás saber qué tipo de aceite es el adecuado para el motor y en qué tiempo debes cambiarlo.

En todo caso, la frecuencia de mantenimiento se establece de acuerdo con el tiempo y recorrido (kilometraje) del carro. No obstante, los mecánicos profesionales aconsejan tener en cuenta los siguientes parámetros generales:

  • Alineación y balanceo: este proceso busca que las llantas y los rines giren sin vibraciones. Este tipo de mantenimiento debe hacerse cada 10.000 kilómetros o cada 6 meses. Pero si frecuentas calles sin asfalto o con baches debes reducir la frecuencia por lo menos cada 5.000 kilómetros.
  • Cambio de aceite y filtro: si bien la regla de oro es cambiar el aceite y el filtro cada 5.000 kilómetros, los avances tecnológicos dejaron atrás este número. Hiram (2019) explica que la mayoría de los fabricantes sugiere cambiarlos cada 10.000 o 15.000 kilómetros.
  • Bujías: este es uno de los componentes que menos mantenimientos necesita, pero también es uno de los que menos deberías descuidar. Puedes cambiarlas cada 50.000 kilómetros, aunque es recomendable que leas tu manual de usuario porque puede indicar un recorrido mayor. Esto es así porque algunas bujías de iridio pueden durar hasta 160.000 kilómetros.
  • Filtro de aire acondicionado: se encarga de eliminar las partículas del medio ambiente antes de que el aire entre a la cabina. Puedes reemplazarlo cada 45.000 o 60.000 kilómetros.
  • Filtro de aire del motor: esta pieza tiene forma cuadrada u ovalada. Es la encargada de que la suciedad y el polvo no obstruyan las líneas de combustible. Firestone (2018) aconseja que lo cambies cada 30.000 o 55.000 kilómetros, o según las especificaciones del fabricante.
  • Aceite de caja de cambios, líquido refrigerante y líquido de frenos: estos fluidos son vitales para el correcto funcionamiento del auto. Nguyen (2018) sugiere cambiarlos cada 40.000 kilómetros.
  • Correa de transmisión y correa del tiempo: con el tiempo estas correas se desgastan. En consecuencia, el motor y la transmisión no funcionaran de manera óptima. Para mantener la estabilidad y la eficacia del auto, las correas deben cambiarse cada 60.000 kilómetros. Sin embargo, García (s.f.) recomienda revisar la tensión de estas correas cada 5.000 kilómetros.

Según la Comisión Nacional de Seguridad de México (2015) el 7 % de los accidentes de tránsito son causados por las malas condiciones de los vehículos. Y ya sabemos lo que dice el dicho: “es mejor prevenir que lamentar”. 

En realidad, la mayor parte de estas tareas de mantenimiento puedes hacerlas tú mismo. Siempre que cuentes con las herramientas y los conocimientos adecuados. De lo contrario, debes delegar el mantenimiento de tu auto a un mecánico profesional.

You May Also Like

Qué incluye el mantenimiento preventivo de un auto usado

Qué incluye el mantenimiento preventivo de tu auto usado

Herramientas mecánicas

¿Cuáles son las herramientas mecánicas que no pueden faltar en tu auto?

Cómo cambiar una llanta

Cómo cambiar una llanta: aprende con esta guía práctica

Taller automotriz

¿Cómo elegir el taller automotriz para tu auto?

1 thought on “Mantenimiento preventivo: ¿Qué es y cuándo hacerlo?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *